Comencé este blog cerca de la navidad del 2011, cansado de todo el revuelo que causa la navidad, su connotación espiritual, religiosa, comercial, etc. Con el afán de ordenar ideas, compartirlas con ustedes y sacar el mayor provecho de este medio, pero ojo, provecho espiritual y de conocimiento, porque este blog quiere ser consecuente, no está pensado para lucrar, no tiene publicidad, no está ligado a ningún sistema de estadísticas ni nada parecido, salvo el que ofrece WordPress por sí mismo, el cual permite saber cuantas personas han visitado el sitio y de qué lugares del mundo.

Hoy, este blog tiene lectura en casi todas partes del mundo, lo que me asusta y a la vez me reconforta. El temor es el de la responsabilidad que este blog ha adquirido con el tiempo, los temas que en él se tocan y como las personas, hermanos y amigos, los enfrentan contra sus paradigmas y conocimiento tradicional. Me reconforta porque este blog ha mostrado que existimos muchas personas que tenemos las mismas inquietudes y queremos aprender lo bueno y desaprender lo que no es puro.

Gracias por sus visitas, sus comentarios, alientos, bendiciones y su fervor en este pequeño espacio en la web, que no busca más que ser un lugar donde encontrar esos temas que no se tocan en las iglesias, porque chocan con sus tradiciones humanas.

Bendiciones a todos.

Anuncios