Between_dark_and_light_by_realityDream

Cada vez es más difícil ser cristiano. Estas palabras pueden sonar en todas las iglesias e incluso más entre quienes no pertenecemos a religiones. En mi caso personal, he percibido en el aire una suerte de enfriamiento brutal. Poco a poco lo espiritual se pierde entre la soberbia de algunas personas y la tradición religiosa de otras.

Escucho, y leo, a quienes rechazan la fe con una boca bien ancha y con la justificación de que creer es una inocencia carente de conocimiento: para los ateos, un creyente es un ignorante, no importa la religión. En cambio, para un religioso, la mayoría de las cosas que cree se centran en paradigmas de tradición, culto y dogma, por encima de la pureza de la espiritualidad.

Los escucho día a día, los leo a cada momento y en cosa de segundos me siento solo, en un limbo, tierra de nadie, donde la espiritualidad cuesta mucho, donde mantenerse activo en la fe realmente es complicado. Ese es uno de los motivos principales por los que he escrito tan a lo lejos, me asusta mucho el saber que los tiempos de oscuridad espiritual están tan presentes y por causa de la religiosidad casi nadie se ha percatado de eso, pues en las iglesias se alimenta a los feligreses con doctrinas que satisfacen el alma e incluso la aflicción material, pero no el espíritu y la mayoría está acostumbrada a eso y lo consideran normal.

Cosas como utilizar a Dios como una suerte de talisman para los hechos de la vida “Si Dios quiera…”, culparlo indirectamente de los sucesos que puedan afectar la realidad, como enfermedades, muertes y catástrofes varias: “Si Dios lo quiso…”, una resignación total cuando la naturaleza de las cosas nos hace pertenecer a la vida misma: “Dios hace brillar el sol sobre malos y buenos y que la lluvia caiga tanto para los justos como para los injustos”. Mateo 5:45

Olvidamos el sentido de la espiritualidad, olvidamos amar a nuestro próximo, olvidamos sentir y usamos la Bíblia como un escudo contra las personas, no contra sus pecados, no contra el verdadero enemigo, que es espiritual también!

No estoy aburrido de Dios, como muchos que se enfrían lo están, estoy aburrido de la religiosidad, de las personas que la cultivan y también estoy cansado de los ateos protestantes, sí, esos que todo el día están preocupados de desprestigiar a Dios por causa de las religiones, sin darse cuenta que son dos materias totalmente distintas.

 

Anuncios