…pero si el pastor ya habló de esto antes. Cuantas veces han sido… 2, 3, 4. Creo que una vez al mes.

 

Es común que es muchas iglesias, sobretodo evangélicas, se prediquen versículos con reiteración, con muy poca lectura de la Biblia y mucha cosecha del Pastor o del encargado del culto del día. Los cultos generalmente toman cerca de una hora en alabanzas, anuncios y ofrendas, para luego tomar 3 minutos en la lectura de la Biblia y otros 30 a 40 minutos en un tema que generalmente habla de prosperidad, reprensión, más ofrendas, crecimiento de la iglesia y año de bendición.

¿Es el mensaje de prosperidad y bendición más importante que el mensaje del Reino? Al parecer, en miles de iglesias sí lo es, pues si el mensaje se ha modificado a través del tiempo es porque los mismos feligreses han decidido quedarse en aquellas iglesias donde el mensaje es más acorde a las realidades presentes que a las futuras. Las deudas, la pobreza, la falta de realización profesional, todas las penurias que vienen con la pobreza se alivian con este tipo de mensajes. Es cierto, Dios provee a sus hijos, pero este no debería ser el mensaje principal de las iglesias. Los hermanos deben aprender el mensaje del Reino primeramente, y comprender el mensaje que Jesús  dejó hace ya más de 2000 años: “Buscad primero el Reino de Dios y su justicia, y todo lo demás se os dará por añadidura” (Mt. 6, 33).

El Reino de Dios, el mensaje principal, el más importante y el menos enseñado en estas prédicas de 2 versículos recurrentes. Este tipo de cosas deben ser cambiadas pronto, pues son muchas las iglesias las que regalan esperanza de prosperidad sin saber cómo obtenerla.

 

 

Anuncios