Estimados visitantes. Comencé a leer el libro “Redescubra el Reino” de Myles Munroe, y decidí ir comentándolo de a poco, porque hasta ahora ha sido muy interesante. Me gusta en especial como aborda uno de los temas más importantes en el asunto de comprender la doctrina del reino: Las religiones.

Myles es una persona que ha viajado mucho, me imagino que debe ser por su profesión y por la fe, pero de que conoce, conoce mucho. Y es este viajar e indagar el que lo llevó a una frase interesante, cito: “todos somos iguales y estamos buscando lo mismo”. Y es una frase tan verdadera que pesa como cuando Salomón decía “No hay nada nuevo bajo el sol”.

El planteamiento es el siguiente:

– Ser humano busca algo que sabe que existe pero en su conciencia no tiene idea de donde encontrarlo. Al no tener una guía, decide:

a) buscar e investigar hasta encontrar lo que busca (en caso de no tener información).

b) quedarse con la información que le hereda su círculo social (en caso de encontrarse con algo de información).

c) fabricar hasta satisfacer su necesidad de búsqueda (en caso de tener la información necesaria para replicar una idea).

En el caso “a” nos encontramos los que estamos en este blog, a modo de ejemplo. Porque si estamos en este blog es porque nos fascina la idea de buscar y rebuscar porque las religiones no fueron capaces de satisfacer nuestros espíritus y nos llenaron de excusas sin fundamento,

En el caso “b” están la mayoría de los religiosos. Dentro de todas las religiones una gran cantidad de feligreses pertenece porque sus padres, abuelos u otros familiares influyentes han pertenecido a esa religión y sus antecesores. Otra cantidad pertenece a aquellos que buscando, llegó a sus casas un Mormón, o un Testigo de Jehová y le entregó un poco (muy poco) de información delicadamente estudiada para ser efectiva, o escuchó una prédica evangélica en la esquina de su casa, en las calles o plazas. También pudo escuchar un programa de radio o ver a un predicador en la televisión. Un porcentaje más pequeño es el que entra a una iglesia o templo o salón impulsivamente.

En el caso “c” tenemos a quienes tienen mucho conocimiento, pero que incluso así no son capaces de encontrarse con Dios, por lo cual inventan nuevos evangelios, nuevos Mesías, incluso nuevos dioses. Es el caso de personajes como José Luís de Jesús Miranda, que se autoproclamó el Mesías, o como la religión Maradoniana, que juega con los parámetros de la religión estándar en una paródia donde un jugador de fútbol es divinizado. Otro caso en este grupo es la persona que, encontrándose en una religión, no sintiéndose cómodo con la doctrina en esta difundida, se levanta con una nueva doctrina y se va con un grupo de feligreses que creen es esta versión, formando una nueva religión. Creo que este tipo de personas es sin lugar a dudas los que más división han generado en la iglesia.

La cantidad de divisiones cristianas solo permiten dimensionar la arrogancia humana. No es nuestro deber defender doctrinas religionsas. Nuestro deber es defender nuestra fe, y las religiones se han encargado de que las personas crean que la fe y la doctrina religiosa son una sola cosa, y este es uno de los más fuertes motivos por los cuales las personas religiosas no se atreven a poner en duda a su religión, porque piensan que con esto ponen en duda a Dios.

TÚ PUEDES ENCONTRAR A DIOS FUERA DE LAS RELIGIONES, EN TU ESPÍRITU, DONDE EL ESPÍRITU SANTO PUEDE AYUDARTE A TENER UNA CORRECTA COMUNICACIÓN CON NUESTRO PADRE.

Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas (Mateo 6:33)

 

Más adelante seguiré comentando este libro, al terminarlo veré si es o no recomendable, hasta ahora el razonamiento principal es muy bueno.

 

Bendiciones a todos.

 

Anuncios