A mí parecer, desde los tiempos del Catolicismo, muchos personajes de la Biblia han sufrido terribles cambios morfológicos, pasando de ser destacados santos, o incluso el mismo Mesías, a ídolos paganos que ensucian la verdadera participación que tuvo cada uno de ellos en la Bíblia o en la vida cristiana moderna. Hoy en día, como he mencionado en otras publicaciones, muchas denominaciones protestantes se desligaron del catolicismo dejando muchas cosas malas atrás, pero no todas! Esta es una muestra de las diferencias más aberrantes (texto rojo, el ídolo pagano; texto azul, el real personaje bíblico):

Jesucristo: Personaje reconocido como dios, que predicó que ama y es lo que sus discípulos siempre predican: Jesús te ama. Que enseñó a amar al prójimo, el padre nuestro y algunas otras cosas. Dejó la esperanza de la vida eterna en el cielo, nació el 25 de diciembre del año cero, reconocible generalmente por un hombre de aproximadamente 1.80 mt de altura, de rasgos muy europeos, delgado, piel clara y ojos celestes, nariz fina y una larga tunica blanca con un manto rojo, o en otros casos, semi desnudo, agonizante en una cruz. En algunos casos pierde la intercesión entre Dios y los hombres pues es reemplazado por María, su madre que también nació inmaculadamente. En algunos casos, pese a que anunció su advenimiento en los tiempos postreros, ha descendido sigilosamente, para que nadie le vea, a evangelizar americanos antes de que llegaran los europeos a sus costas, ha aprobado personalmente el alimento espiritual de algunas sectas, para luego entregar nuevas luces y eliminar las que erradamente aprobó. Su nombre significa: “Hijo de Zeus”.

 

Yeshúa ben Joseph: Judío, Hijo de Myriam y por padre terrenal Joseph, mas engendrado por el Ruaj Hakodesh (espíritu santo). Hijo de Dios, predicó desde los 30 años el evangelio del Reino de Dios, e incluso, luego de su muerte y resurrección, predicó por otros cuarenta días sobre el Reino de Dios. Dentro de su ministerio, realizó prodigios y milagros que validaron su descendencia divina, y que dieron una muestra de como sería su reino eterno. Adoctrinó discípulos y les mandó a predicar el mismo mensaje que él predicó por todo el mundo. Descendiente directo del rey David, por lo cual, heredero ungido del trono del Reino de Dios, por lo cual, nuestro Mesías y príncipe, hasta que en los tiempos postreros, tome su trono como rey de reyes y señor de señores. De apariencia Judía, como narran algunos historiadores de la epoca. Vestía con túnicas de lino sin teñir y con los flecos de la ley mosaica. No se sabe a ciencia cierta el día de su nacimiento, pero se deduce que fue entre cuatro a seis años antes de la fecha que se presume, y por ningún motivo un 25 de diciembre. Yeshúa es nuestro gran maestro, nuestro abogado en el cielo y nuestro redentor. No existe otra forma de llegar a Dios que el mismo Yeshúa. Su nombre significa “Salvador”.

 

 

María: Santa madre de dios. a diferencia de todos los demás seres humanos, no fue alcanzada por el pecado original sino que, desde el primer instante de su concepción, estuvo libre de todo pecado. Su cuerpo y alma fueron llevados al cielo después de terminar sus días en la tierra. Nunca dejó de ser virgen. Hoy intercede por los pecados de la humanidad y relaja la ira de su hijo Jesús mostrándole los pechos que le dieron leche al ser un bebé. Ha aparecido en distintos lugares del mundo, incluso con distintos rasgos y color de piel, en apariencia, muy similar al las características de donde aparece. En sus imagenes de distintos materiales, realiza milagros como llorar sangre, crecer de su cabello, etc… Se le reza el rosario y se le venera fervorosamente.

 

Myriam: Joven Judía, descendiente de David, escogida por Dios para ser la madre de su hijo Yeshúa. En la bíblia no tiene mayor protagonismo que este, ser bendita entre todas las mujeres por ser quien tuviese en su vientre a nuestro Mesías, por lo cual la bendecimos.

 

Así también pasa con todos los discípulos, apostoles, santos en la fe, y cualquier personaje que se pueda venerar. Es siempre bueno conocer en profundidad la verdad, para no ser engañados y terminar siendo unos cristianos politeístas. 

 

Recuerde:

Sobre la divinidad de Jesús, Pablo dijo: para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas y para quien nosotros existimos; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual han sido creadas todas las cosas y por quien nosotros también existimos. (1ª Corintios 8:6)

Sobre la intercesión de María y los Santos, Yeshúa dijo:  Yo soy el camino la verdad y la vida, y nadie llega al padre si no es por mí. (Juan 14:6)

 

Bendiciones a todos.

Anuncios